Regalos de Navidad

He cogido gusto a esto de las mantas XXL con lana merino y se me ocurrió que era un buen regalo de amigo invisible para el día de Nochebuena, así que fui a Teje y Punto, que está en la calle Luis de Góngora, 2 en Madrid y Lucía fue encantadora, me empaquetó los 4 kilazos de lana supersuave, que me encanta, en un momentito.

img_7881

Pues ahí estaba yo, con la idea de hacer un pie de cama de aproximadamente 1m de ancho x 2m de largo. Me puse manos a la obra y monté 16 puntos, que me dieron un ancho de 1,10m y, la verdad es que no sé cuántas vueltas di, pero con los 2 kilos, hice 1m de largo antes de juntar con la segunda madeja.

Menos mal que es invierno, porque ¡qué calor da esta lana! pero es tan suavecita…

Se teje superdeprisa, en poco más de dos horas ya tenía toda tejida y sólo me faltaba rematar los extremos.

img_7969Al final el tamaño que quedó fue de 1,10m x 2m, que es la medida perfecta para lo que yo quería, porque la cama donde va a estar es de 1,50m y así cae un poquito por los lados.

Por último, sólo faltaba hacer un ‘paquetito’ bonito para que quedase también chulo y como sobró un poquito de lana, hice un lazo doble para ponerlo en el envoltorio.

Yo creo que ha quedado muy mono, ¿verdad?

P.S.: Me consta que ha gustado mucho y eso es lo que más feliz me hace. ^-^

img_7977

Manta de lana merino

El pasado viernes fui a un taller con Laura de Susimiu, en Alborada Home. Tenía muchísimas ganas y desde luego que no decepcionó. La lana es de ovejas merino españolas, supersuave y gordita, sin hilar, de una calidad increíble. Trabajar con ella ha sido muy fácil y agradable y con las explicaciones de Laura todo fue sencillo, no hace falta saber tejer para tener una manta chunky tan chula como ésta.



Aquí estoy yo en plena faena, ¡qué calorcito que da! Y es tan suave…

Ya estoy dando uso a mi nueva mantita chunky que tanto se lleva. Me tiene enamorada, no sé qué más decir, excepto que seguro que tendré otra en marrón chocolate de las nuevas lanas que tiene Susimiu…

Porque las cosas de dos en dos molan más

Y es que las calabazas de verdad, molan mucho y también tienen mucho trabajo, pero las que hacemos nosotros tienen un encanto especial. Además, pensaba que Malévola estaba demasiado sola, así que he decidido hacer una calabaza a punto bajo con lana y ganchillo del número 10. Ha quedado bastante graciosa y ya la tengo para Halloween del año que viene. ¡Qué bien!

img_7544

img_7543

 

Tarde de domingo y calabaza

No soy muy de Halloween, la verdad, pero mi padre me ha traído una calabaza de la parcela y no podía desaprovechar la oportunidad de intentarlo, total si quedaba mal iba a ir directamente a la basura…

No tenía claro por dónde empezar y me he ido a la fuente (no, no es Google), he preguntado a mi madre, que ya me había dicho que había leído en una revista cómo se hacía. Hay que vaciar la calabaza y para ello, hay que hacer una especia de tapa en la parte del rabito de la calabaza de un tamaño suficiente para que te coja la mano y empezar a sacar las pepitas y, en mi caso, la carne hasta que las paredes tengan un espesor razonable. Hace un rato me he enterado de que las calabazas que hacen específicas para Halloween sólo tienen pepitas y hebras para hacer el trabajo más fácil. En fin, una vez limpia por dentro, he dibujado los ojos y la boca, y poco a poco he ido cortando por los bordes hasta que he podido sacar las piezas. No me he complicado mucho con el dibujo, no quería tener que tirar la calabaza después de haberla vaciado, pero yo creo que me ha quedado malévola, con cara de bicho y me ha gustado mucho hacerla. Aquí os dejo un par de fotos de Malévola.

Primera entrada del blog

Tania MauschenPues sí, es la primera entrada de mi blog, ¡qué emoción! Y también os presento mi primer proyecto de trapillo, ya iréis descubriendo que soy un poco inconsciente y no pienso muy bien dónde me meto, pero suelo salir bastante bien airosa, aunque toque hacer y deshacer un par de veces. Bueno, que me lío, vi en Pinterest una alfombra de trapillo en zig-zag de Susimiu, en el link podréis ver los trabajos tan buenos y bonitos que hace. Y me dije: ¿por qué no? Y me lancé sin miedo a ver qué salía. La verdad es que la alfombra en zig-zag no es lo más fácil por lo que empezar, pero yo soy así, me gustan los retos. Sigo trabajando en ella, pero creo que va bastante bien, ¿qué opináis?